Camino a Kartum – 1885

“Hijos de Marte, uníos a mí”  (William Topaz McGonagal – The Battle of Abu Klea)

A principios de 1884, el general Charles G. Gordon fue enviado por el primer ministro británico, William Gladstone, a Sudán, con el objetivo de evacuar las tropas egipcias del país. Allí, Muhammad Ahmad, autoproclamado El Mahdi o Salvador, había organizado una revuelta para expulsar del Sudán a los egipcios e iniciar así una yihad islámica.

Gordon había desempeñado con éxito el cargo de gobernador del Sudán años atrás, por lo que Gladstone esperaba poder evacuar al ejército egipcio  sin contratiempos. Sin embargo, una vez llegado a Kartum, Gordon pensó que podría vencer a las tropas mahdistas y decidió resistir en la ciudad intentando, a su vez, forzar la intervención de tropas británicas.

Kartum fue sitiada por el ejército de El Mahdi en marzo, pero no fue hasta agosto que Gladstone cedió a las presiones tanto de su gobierno como de la opinión pública (incluso de la propia Reina Victoria), viéndose obligado a enviar una fuerza expedicionaria con el fin de rescatar al general Gordon. Encomendó la tarea al general Lord Wolseley, pero éste no tuvo preparadas sus tropas hasta noviembre.

Wolseley decidió aproximarse a Kartum por dos vías diferentes, dividiendo sus fuerzas en dos grupos. La columna principal, comandada por él mismo, fue llamada Columna del Río, ya que seguía el curso del Nilo. Ante la posibilidad de no llegar a tiempo para rescatar a Gordon (pues era un largo camino), se decidió a formar una segunda columna, al mando del General Sir Herbert Stewart, compuesta por tropas rápidas listas para entrar en acción: los Camel Corps. Su objetivo era atravesar el desierto y llegar a Kartum por la vía más rápida.

Abu Klea - William Barnes Wollen

Abu Klea – William Barnes Wollen

Stewart partió de la ciudad de Korti con cuatro regimientos de infantería montados en camellos, el 19º de Húsares a caballo, cuatro piezas de artillería ligera y una pequeña Brigada Naval con una ametralladora Gardner. Stewart confiaba en poder sorprender a los insurrectos pero, al aproximarse a los pozos del oasis de Abu Klea, los exploradores del 19º de Húsares divisaron partidas de mahdistas ocupando el oasis. Ya que la columna británica había dejado muy atrás los anteriores pozos de agua, se encontraron con la necesidad de asaltar Abu Klea para no verse privados de tan preciado líquido. Stewart decidió acampar a dos millas de los pozos, con la idea de pasar una noche tranquila antes del ataque, pero los británicos fueron hostigados durante toda la noche por tiradores mahdistas.

Abu Klea - Richard Caton Woodville Jr

Abu Klea – Richard Caton Woodville Jr

Con las primeras luces del amanecer, una gran fuerza mahdista apareció en formación ante los británicos, que se vieron obligados a formar sus famosos cuadros defensivos con el fin de avanzar hacia los pozos y, a la vez, resistir los ataques enemigos. La defensa de los flancos se encargó a la Brigada Naval y al regimiento de camellos pesado. La Brigada Naval fue aislada por los mahdistas que, aprovechando que la ametralladora se había encasquillado, consiguieron penetrar en el cuadro defensivo británico, pero la brigada de camellos les hizo frente, forzando su retirada. El combate fue relativamente corto, aunque especialmente sangriento: las bajas de los británicos ascendieron a 71 muertos (entre ellos 11 oficiales) y 64 heridos, mientras que los mahdistas sufrieron unas 1.500 bajas.

Tanto la Columna del Desierto como la del Río llegaron a Kartum demasiado tarde, a pesar de los esfuerzos de ambas: la ciudad ya había caído en manos de El Mahdi y Gordon había sido asesinado y decapitado.

 

Muerte de Gordon - George W. Joy

Muerte de Gordon – George W. Joy

 

Fuente: www.britishbattles.com